jueves, 16 de septiembre de 2021

«Montreal quiere una lengua libre de la prisión de género» | Rufo Valencia, Radio Canadá Internacional



Radio Canadá Internacional (@RCI_Espanol)


«Las lenguas de raíz latina, como el español, el francés o el italiano tienen en común el ser lenguas donde la función de género gramatical es marcada. Esto no ocurre en todas las lenguas. Si en español se debe escribir “el árbol”, o “la montaña”, en inglés basta escribir “the tree” o “the mountain”. El artículo que determina el género desaparece. No se sabe si “the” es necesariamente masculino o femenino, porque abarca ambos».




«Este rasgo de la lengua es un terreno de batalla en sociedades patriarcales donde muchas mujeres deben luchar para que se las llame “presidenta” y no “presidente”, “ingeniera” y no “ingeniero”. Después de todo, nombrar es siempre un acto de poder, y el poder casi siempre ha estado en manos viriles. Un poder que a menudo recurre a “feminizar” al otro como estrategia de ataque y opresión. Basta recordar el uso histórico de la palabra “marica” en América Latina.

»En Montreal las autoridades municipales han lanzado una iniciativa que hará saltar de sus poltronas a los puristas de la lengua y a quienes se les escapa el hecho de que las lenguas son animales vivos, que cambian en su uso con cada generación.



»La administración de la alcaldesa Valérie Plante tiene la intención de aprobar un reglamento para capacitar a los funcionarios y empleados electos en la “comunicación epicena” lo antes posible

»El orden del día del consejo municipal de este lunes contenía un tema jugoso: resolver el caso del predominio de lo masculino sobre lo femenino en el lenguaje de Molière, o de Sédar Senghor. Esta iniciativa propone que el comité ejecutivo de Montreal recomiende la adopción de un nuevo método de comunicación.

»Según el Diccionario de la Real Academia Española, la palabra ‘epicena’ no existe, pero sí ‘epiceno’, que proviene del latín epicoenus, y este del término griego que significa literalmente ‘común’.

»Este adjetivo significa aquella palabra que, con un solo género gramatical, puede designar seres de uno y otro sexo. Por ejemplo: ¿cómo escribir una sola palabra que designe a la vez a las compañeras y los compañeros? Se puede utilizar la palabra “camarada”, o “colega”. Con insolencia quizá “compañer@s”.

»Según un artículo de Émilie Dubreil de Radio-Canada, los lingüistas utilizan el adjetivo epiceno para designar una tendencia lingüística reciente cuyo objetivo es curar al francés de un exceso de masculinidad.

»De acuerdo con el sistema de gestión de decisiones de las instancias de funcionamiento de la Alcaldía de Montreal, la lengua francesa no siempre ha tenido esta supremacía de lo masculino sobre lo femenino. No fue sino hasta el siglo XVII cuando se introdujeron normas al respecto, explica el documento de la ciudad francófona más grande en las Américas.



»Según el comité ejecutivo que administra la metrópolis de la provincia de Quebec, se debe tomar al toro por los cuernos y proceder a una operación... lingüística

»En el siglo XXI, es hora de revisar nuestra forma de expresarnos para asegurar la inclusión de los diversos tipos de género humano”, explica el documento.

»Para llevar a cabo esta cirugía cultural, el proyecto recomendado por el comité ejecutivo de la ciudad de Montreal propone invertir en la formación de los funcionarios públicos, capacitando tanto a los empleados como a los funcionarios electos y a los encargados de las relaciones públicas de la ciudad para que se expresen en una lengua epicena.

»Esta iniciativa es obra de Émilie Thuillier, la alcaldesa del barrio montrealense Ahuntsic-Cartierville quien ha estado trabajando desde un principio sobre el tema. “La adopción de esta política de comunicación epicena es el resultado de muchos esfuerzos”, dijo satisfecha.

»Según la Oficina Quebequense de la Lengua Francesa, OQLF, el masculino genérico debe ser abandonado gradualmente en aquellos casos en los que el masculino abarca ambos géneros y hacer más igualitaria la representación de mujeres y hombres en el propio texto, utilizando para ello estructuras, pronombres, estilo utilizado, los acordes, etc.

»La escritura epicena también se llama escritura no sexista, explica la OQLF.

»Los proponentes y defensores de la comunicación epicena recomiendan, por ejemplo, la doble designación y poner lo femenino en primer lugar.



»El ideal de la comunicación epicena es encontrar una formulación neutra que haga innecesario emplear lo masculino y lo femenino

»Otra recomendación de los proponentes de la comunicación epicena es usar el singular colectivo. En lugar de decir: “Los policías investigarán”, mejor emplear “La policía investigará”. Esta nueva forma de hablar permite evitar el uso del masculino de valor universal. Otro aspecto fundamental de la comunicación epicena es el uso de la elipse.

»El comité ejecutivo de la ciudad de Montreal precisó que recomienda la directiva del uso de una comunicación epicena se aplique lo antes posible y que se lleve a cabo una formación al servicio público.

»Entusiasmada, Émilie Thuillier dijo que, pese a la pandemia, la capacitación en el manejo de la comunicación epicena comenzará en junio.


.../... Lee todo en Radio Canadá Internacional





jueves, 9 de septiembre de 2021

«Si un sap cavar una trinxera, hauria de dedicar-se a fer-ho; si un sap escriure, hauria d’escriure. Però no, en aquest país català hem d’escriure, hem de cavar una trinxera i ho hem de fer tot»



Diari ARA (@diariARA), entrevista de Clàudia Darder (@claudiadarder)


«Santa Maria (Mallorca). El dia d’aquesta entrevista plou moltíssim, les gotes d’aigua s'estampen fort a terra, talment les paraules de Biel Mesquida al cervell de qui les llegeix o les escolta. El poeta rebrà durant la Setmana del Llibre en Català el premi a la trajectòria, un reconeixement que no s’esperava i que l’emociona. D’ençà que va començar a escriure, ha tingut problemes per publicar.

»La seva primera novel·la, L’adolescent de sal, va ser perseguida per la censura. Cita l'ARA a Santa Maria, el seu paradís d'infantesa, on “durant el segle XX encara eren al XIX, on la vida era agrícola”. Però Mesquida té una altra cara, definida per la part familiar que vivia prop de Gomila, on “esclatà la modernitat, hi havia estrangers, vida als bars i festa”. Son pare i sa mare eren mestres; no és casualitat, per tant, que el poeta nasqués en una escola».



Discurs Biel Mesquida 25è Premi Trajectòria (vídeo en el canal de Chordà Comunicació, @Ch_Comunicacio).


«No gaire gent pot dir que el van parir en una escola.

»Ma mare va decidir que pariria allà on feia feina. Per això vaig néixer en una escola de Castelló de la Plana. Vaig passar els primers anys de vida allà, i entre els dos i tres anys vaig aprendre a escriure. Vaig venir marcat per la lletra, encara que m’entusiasmen i he viscut sempre en favor de les ciències. Sempre he tingut llibres a l’abast.


»Sou un home de lletra que l’any 1964 arriba a Barcelona per estudiar ciències biològiques.

»M’agradaven les dues coses, motiu pel qual em van dur al psicòleg quan encara anava a escola a Manacor. A la Universitat de Barcelona, la Facultat de Ciències i la de Lletres estaven molt a prop, i anava d’oient a les classes de Lletres. Em sent fill de la UB. Va ser casa meva en sortir d’una Mallorca grisa, dictatorial, conservadora, on vaig haver de fer les meves primeres classes de català clandestinament. La societat era molt oiosa i poc lliure. No m’agrada el victimisme, però jo em vaig sentir perseguit i maltractat per la policia a Mallorca. Amb 14 anys. Mai no he militat a cap partit, però he estat company de viatge de les esquerres, especialment nacionalistes catalanes i independentistes. Pensava que, en aquest punt, tenint en compte que Franco morí el 1975, només m’hauria de dedicar a llegir i escriure.


»¿Voleu dir que, a banda de ser escriptor, heu de militar en altres causes?

»Som una societat que té una gran inèrcia històrica, i hem de continuar lluitant per les causes més antigues: els treballadors, la llengua i la cultura catalana, el territori, l’explotació de les multinacionals, el medi ambient, les dones, el col·lectiu LGTBQI+... Jo vull ser un soldat de la cultura, però de la que estic creant. Si un sap cavar una trinxera, hauria de dedicar-se a fer-ho; si un sap escriure, hauria d’escriure. Però no, en aquest país català hem d’escriure, hem de cavar una trinxera i ho hem de fer tot.


»La Setmana del Llibre en Català us reconeix la trajectòria, que va començar amb la vostra primera novel·la perseguida per la censura, L’adolescent de sal. Com recordau aquells temps?

»No he tingut mai una recepció fàcil, des de les redaccions escolars. Em criticaven la cruesa, ser massa descarnat i crític. Ja de jove no era convencional. Mai no he tingut fàcil publicar, malgrat els premis. He estat temporades molt llargues sense fer-ho. Mai no he tingut ningú que comptàs amb mi de manera regular. He hagut de picar pedra sempre. I tot va començar amb L’adolescent de sal. Les editorials no la volien, la censura no la volia, tot i haver guanyat el Prudenci Bertrana. Si una cosa bona, entre cometes, he tingut sempre és que som voluntariós i caparrut.


»Crua, descarnada, crítica. És així, la vostra literatura?

»Més aviat diria que tota la meva literatura és experimental. Som un escriptor de ruptura infinita. Els temes són els que són: amor, odi, fornicació, dolor, joia. El meu ideal sempre ha estat ser una llengua, escric amb intenció de perdurar. Escric per als meus contemporanis, però també per a les lectores del futur. M’emociona llegir quatre versos que han sobreviscut milers d’anys. Si passa mai això amb els meus, haurà valgut tot la pena. Som ambiciós.


»Aviat publicareu Encarnacions amb LaBreu. ¿Us fa por que passi desapercebut, amb tanta novetat?

»Vivim un moment en què hi ha molta pol·lució de publicacions. Una literatura sana ha de tenir tota casta d’obres, evidentment. N’hi ha d’haver de perdurables i d’altres d’usar i tirar. M’odiaran pel que diré, però em carregaria un 50 per cent de les coses que s’editen, no hi ha filtres.


»Què hi trobarà, el lector, a Encarnacions?

»Encarnacions és un compendi dels articles que he publicat a diferents mitjans els darrers cinc o sis anys. Sempre he considerat que els mitjans on col·labor des dels 80 han estat el meu laboratori literari. En aquest volum s’hi veurà el meu univers. Malgrat que siguin textos ja escrits, hi ha molta feina de correcció, d’edició, de transformació. Mai acabes d’escriure ni d’adobar les paraules. La gran sort d’aquest llibre és que tindrà un pròleg del corrector Nicolau Dols i un postfaci de Sebastià Perelló. Dues mirades diferents sobre les mateixes línies.


»Us preocupa el procés de degradació de la llengua catalana?

»Sí. Falta autoestima cap a un mateix i cap als altres. Si tinguéssim això, no estaríem en aquest procés de degradació. Jo m’estim a mi i a allò que surt de mi, que és aquesta llengua que intent que sigui epifànica, creativa. A la llengua li faig fer el que vull, la puny, l’estir, l’atip. A la gastada i molla la faig volar, la retur. Returar la llengua és una forma de creació. Faig meva la llengua, la faig nova, faig que el lector quedi embambat».


.../... Lee todo en Diari ARA





jueves, 2 de septiembre de 2021

La vida digital de los medios y la comunicación, estudios y reflexiones impulsados por la Unión Argentina de Agencias Interactivas (@interactarg), reunidos en un volumen editado por Granica (@GranicaEditor)



Noticia y adelanto del contenido en Periodismo.com (@periodismo)


«La vertiginosa realidad de Internet impide en muchas ocasiones reflexionar en profundidad sobre la vida digital. Y en gran medida ese es el desafío que nos propusimos con estos ensayos sobre las audiencias, el contenido y los negocios alrededor de Internet.

»Este libro reúne diversas opiniones y miradas sobre el estado de situación y panorama futuro de la actividad profesional y cotidiana de los usuarios. ¿Qué están haciendo las marcas en el escenario digital? ¿Cómo y para qué se aceran los usuarios a las redes sociales? ¿Qué proponen y qué se espera de los medios y de la publicidad en este momento del siglo XXI? ¿Cómo está Latinoamérica con relación a las estrategias de marketing en comparación con otras regiones?

»El recorrido incluye textos que indagan en los medios, el nuevo consumidor online, las marcas que corren desde atrás a los usuarios, las estrategias de comunicación sobre territorios movedizos, los cambios discursivos de cada uno de los actores de este universo, los roles y la performance que promueven las redes sociales. Es un análisis global pero con una mirada latina, a veces teórica, otras, muy pragmática, pero fundamental en momentos de incertidumbre.

»Una propuesta amplia de temas y de autores que promueven un diálogo con los lectores con el objetivo de comenzar a entender qué es la vida digital, qué implicancias tiene, de dónde viene y sugerir hacia dónde se dirige.

»Autores: Álvarez Nobell, Alejandro – Becerra, Martín – Dessein, Daniel – Codeseira, Sebastián – Geoghegan, Bernardo – Mociulsky, Mariela – Olivera, Santiago – Pallotti, Carlos – Roitberg, Gastón – Rottman, Diego – Sibila, Paula

»A continuación un fragmento, a modo de adelanto».





«“Medios en quiebra. Transformaciones, cambios en el ecosistema y nuevos actores en la era de la digitalización de los flujos de información y comunicación”, capítulo del libro a cargo de Martín Becerra (investigador principal en el Conicet y profesor titular por concurso en la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) y en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Doctor en Ciencias de la Información (Universidad Autónoma de Barcelona), donde también se recibió de Magíster en Ciencias de la Comunicación. Es autor de libros y artículos sobre políticas de comunicación, medios y tecnologías de la información y la comunicación).


»En 2006 el novelista Alesandro Baricco compiló en el libro Los bárbaros un conjunto de ensayos sobre la profunda mutación cultural que ocurre en el presente. Su intención es captar el momento bisagra en que se produce la transformación de una cultura y son derribadas las ciudadelas en las que se construyeron las nociones de calidad, profundidad y pureza y sus anatemas (que en toda cultura funcionan como anclaje) de mediocridad, superficialidad y corrupción.

»Hasta hace poco, los medios de comunicación gozaban del control de la cadena productiva de la información y el entretenimiento que circulaba masiva y cotidianamente. En esa ciudadela se definía la agenda de asuntos a los que los medios y otras instituciones modernas les conferían importancia y que, entonces, despertaban el interés variable de distintos grupos sociales. En el caso de las empresas de medios más poderosas, el control de la cadena productiva se extendía hasta la posesión misma de la propiedad de los eslabones necesarios para producir, editar, distribuir, exhibir y comercializar los flujos de contenidos que bombeaban la opinión pública.

»Hoy la ciudadela mediática luce carcomida en sus cimientos. Su crisis, la de los medios tradicionales, es también la crisis de las profesiones que protagonizaron la organización de sus productos y servicios. Si el periodismo nutria y condicionaba la circulación de la palabra y era un intermediario autorizado entre poderes económico, político, social y cultural y la comunidad, hoy esa mediación fue subvertida por una serie de cambios que representa la digitalización de los flujos de información y comunicación.

»Hace tan sólo diez años en Argentina (quince en EE.UU. y Europa) en los viejos medios, el sector que se ocupaba de la transición a lo digital era marginal en la disposición física de las redacciones, sus empleados cobraban salarios inferiores, las condiciones laborales eran más precarias y sus productos eran subestimados por toda la organización. Ascender profesionalmente, para un periodista que ingresaba a un medio como empleado de la parcela online, suponía que lo reconocieran e integraran al núcleo central del medio, que es el que cultivaba la rutina productiva tradicional.

»Una década más tarde el enfoque cambió radicalmente: la producción de un medio que no quiere morir aplastado por el vértigo de la era digital está orientada básicamente a Internet y a explorar estrategias digitales para los eslabones de producción, edición, distribución y venta de contenidos en Internet a través de dispositivos fijos y, sobre todo, móviles. No hay modelo seguro que garantice el éxito ni la estabilidad en ninguno de esos eslabones, pero el consenso es que Internet es el centro y el resto debe acondicionarse para que le sea funcional. En la forzada metamorfosis que experimentan muchas organizaciones periodísticas, lo que era accesorio (lo digital) es hoy su razón de ser.

»El presente texto analiza las características estructurales de esa transformación, el cambio del ecosistema, los actores emergentes de la transformación en curso y su relación con las políticas públicas en el contexto argentino al finalizar la segunda década del siglo XXI.



»El sistema de medios que supimos conseguir

»La Argentina tuvo desde fines del siglo XIX, en relación con el resto de América Latina, un desarrollo vigoroso de medios de comunicación articulado con una extensa cobertura del sistema educativo, la censura explícita a partir de 1974 (profundizada a partir del 24/3/76) y la retracción del consumo cultural desde mediados de la década de 1970 incidieron en una metamorfosis a la que tributó el sistema de medios a partir de la restauración del orden constitucional en diciembre de 1983.

»La dinámica industria editorial (libros, diarios y revistas periódicas) fue paulatinamente desplazada por el aumento del consumo de radio y televisión, dos medios que se presumen de acceso gratuito pero cuya mercantilización e industrialización es mayor que en el sector editorial gráfico. Entre 1970 y 1980, dejaron de editarse más de 250 diarios, con la consecuente erosión de la diversidad de versiones sobre la realidad que ello representa. El desplazamiento del consumo de información y entretenimientos masivos de la gráfica al audiovisual facilita su control porque comprende una reducción de productores de contenidos por un lado y, por otro lado, porque condiciona la profundidad y los ritmos con que la sociedad se vincula con las noticias y las representaciones culturales.

»Desde el colapso de la Dictadura y hasta 2019, cinco procesos caracterizan al sistema de medios de comunicación: primero, la erradicación de la censura directa; segundo, la concentración de la propiedad de las empresas en pocos pero grandes grupos; tercero, la convergencia tecnológica (audiovisual, informática y telecomunicaciones); cuarto, la centralización geográfica de la producción de contenidos; y quinto, la crisis radical del modelo económico en que se sostuvieron las empresas periodísticas durante más de un siglo.

»Estos procesos se conjugaron para transformar el sistema de medios y para imprimirle monotonía en su adscripción al lucro como lógica de producción. Esa transformación fue moldeada por reglas de juego originalmente definidas por el decreto-ley Nº 22285/80 y empeoradas por casi todos gobiernos constitucionales posteriores hasta 2009, cuando el Congreso sancionó una ley audiovisual que no fue adecuadamente implementada (en parte por falta de compromiso o torpeza del gobierno que la promovió, en parte por la oposición del mayor grupo multimedios y otros aliados) y que fue, a partir de diciembre de 2015, desmontada por decretos presidenciales.

»En materia de contenidos el cambio más sobresaliente fue el destierro de la censura directa ejercida hasta los años 80 no sólo por gobiernos militares, sino también por muchos civiles en el siglo pasado. Es decir, la censura no era un fenómeno efímero o reducido a dictaduras sino que formó parte de la normalidad de la actividad política en el país antes de 1983. Y si bien hubo episodios aislados de censura en los medios durante el gobierno de Raúl Alfonsín y casos esporádicos en las presidencias de Carlos Menem, la progresiva conquista de la libertad de opinión en los medios fue una constante desde el regreso de la democracia.

»Se alude a “censura directa” pues existen formas indirectas de censura, entre las que pueden citarse la concentración de la propiedad, la proscripción de individuos o sectores sociales (como los sin fines de lucro) al acceso a recursos como las licencias audiovisuales, el ejercicio arbitrario de la regulación y de políticas impositivas, las figuras penales que criminalizan la opinión, el abuso de recursos públicos para premiar la subordinación o castigar la crítica como la publicidad oficial, la obstrucción del acceso de la ciudadanía a la información pública (al respecto, ver los informes anuales de las Relatorías de Libertad de Expresión de la ONU y de la OEA).





»Otro proceso central se desencadenó a partir de la convergencia tecnológica en curso que une soportes de producción, edición, distribución y consumo de medios audiovisuales, gráficos, telecomunicaciones y redes digitales (Internet). La convergencia representa una fuerza transformadora del sector, pues la referencia a los medios de comunicación en sentido estricto debe mutar para comprender parte de su actual desempeño en sociedad.

»La convergencia entre tecnología y sociedad es un eje medular para comprender cambios del pasado reciente y del presente y enmarca el desempeño de los medios en una sociedad con necesidades y expectativas cambiantes. El control remoto y la migración de los receptores al color tonificaron las formas de ver televisión, pero a partir de 1990 la paulatina masificación de la televisión por cable y su menú multicanal introdujo una oferta de decenas de canales, muchos de ellos temáticos, en una pantalla que sólo en las grandes ciudades contaba con más de un canal de aire hasta entonces. La concentración de la propiedad comenzaba una etapa expansiva.

»Fue con el cambio de siglo cuando el acceso a Internet y la telefonía móvil, primero como tecnologías separadas y luego reunidas en los mismos dispositivos multiplataforma (los llamados “teléfonos móviles”) le imprimirían un ritmo vertiginoso y ubicuo a la temprana segmentación de gustos iniciada por la televisión de pago. Estas tecnologías impactarían decisivamente sobre el paisaje mediático, ya que en muchos casos se trata de espacios que alternativizan el flujo unidireccional con soportes analógicos propios de los medios tradicionales. El peso de los nuevos medios se siente en los balances de las empresas que acusan una merma de ingresos publicitarios, ya que las campañas se canalizan también a través de los medios digitales, y una disminución de sus audiencias seducidas por la multiplicación de la oferta.

»El alcance cada vez mayor del acceso a las redes convergentes encuentra serios condicionantes en las fracturas socioeconómicas y geográficas de la Argentina, pero contribuyen al proceso de “desintermediación” de los medios tradicionales que consiste en la progresiva desprogramación de los usos sociales de los medios y en una simbiosis entre el tiempo de vida y el tiempo de conexión y exposición a redes en las que conviven, conflictivamente, los medios tradicionales con servicios provistos por actores corporativos de nuevo cuño y, en muchos casos, escala global como Google, Facebook, Youtube o Twitter.

»La digitalización de las tecnologías de producción y la competencia de nuevas pantallas afectó los lenguajes tanto audiovisuales como escritos. Los diarios y revistas agilizaron sus ediciones con diseños que jerarquizaron el valor de las imágenes y redujeron la extensión de los artículos. Los medios audiovisuales se remozaron tecnológicamente y reorganizaron sus procesos productivos a través de la tercerización de su programación, lo que habilitó el surgimiento de una gran cantidad de productoras independientes que por un lado revitalizaron estéticamente a la televisión y la radio, y por el otro significaron un ahorro de costos fijos en las emisoras, que delegaron el riesgo en nuevas productoras. Varias de éstas fueron más tarde absorbidas por los grandes grupos. La delegación del riesgo tiene dos dimensiones: por un lado, la posibilidad de los canales y las radios de nutrirse con nuevas ideas que contraen riesgos en términos de programación, tanto en la ficción como en los contenidos periodísticos; por otro lado, la derivación a terceros de costos fijos en propuestas cuya realización mercantil es, en su fase de concepción, incierta.

»La organización del trabajo en los medios fue atravesada por los procesos mencionados, en un contexto de precarización creciente desde fines de la década de 1980 en adelante, lo cual fue acompañado por la explosión de carreras de comunicación social y tecnicaturas de periodismo que institucionalizaron la formación profesional y proveyeron de ex alumnos no sólo a los medios sino también a oficinas de relaciones públicas y comunicación institucional del Estado, las empresas y las organizaciones de la sociedad civil. La precarización se acentuó desde fines de 2015, cuando cerraron numerosas empresas periodísticas dejando un saldo de al menos 3000 despedidos en el lapso de menos de cuatro años.

»A diferencia de la convergencia, hay un eje de análisis que dista de ser novedoso y es la inalterable centralización geográfica de la producción de contenidos en los medios: la zona metropolitana de Buenos Aires sigue proveyendo más del 80% de la programación televisiva originada en el país y en los medios gráficos el cierre o la absorción de diarios locales por conglomerados mediáticos con sede en Buenos Aires restringió la producción local. Además, sigue siendo extendida la práctica de alquiler y subalquiler de espacios, añadiendo complejidad al peso del licenciatario en el control de los contenidos que emite. Esta práctica, compartida por emisoras del interior del país y del Área Metropolitana de Buenos Aires, conduce a reformular los esquemas rígidos de vinculación entre propiedad del medio e ideología, toda vez que la inserción de intermediarios (productoras que comercializan espacios, que en algunos casos son productoras directamente vinculadas con conductores radiales y televisivos) añade complejidad acerca del control final de cada producto emitido y entra en conflicto con la idea misma de “propuesta de programación”.

»Otro proceso distintivo del período es la concentración de la propiedad de los medios. El proceso de concentración de la propiedad de los medios en la Argentina asumió características conglomerales. Esta concentración, alentada por cambios normativos y por decisiones adoptadas entre 1989 y 2008, se desplegó en dos fases: la primera expansiva, la segunda defensiva (Becerra, 2015). Luego de un paréntesis en el que la concentración se detuvo (no se atenuó ni corrigió, pero dejó de aumentar) en consonancia con las políticas de comunicación implementadas entre 2009 y diciembre de 2015 por los dos gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner (para un análisis de dichas políticas ver Mastrini y Becerra, 2017), a partir de 2016 se recrearon las condiciones de estímulo gubernamental a la concentración de medios esta vez en su faceta netamente convergente y alcanzando niveles sin precedentes en América Latina, como lo muestra la fusión entre Cablevisión y Telecom entre 2017 y 2018.

»En este contexto el acceso de los argentinos a contenidos periodísticos es crecientemente intermediado por plataformas globales digitales y no por los productores de esos contenidos, lo cual agrega al panorama descripto un condimento crítico cuyo análisis se profundizará en las páginas siguientes.



»Desintermediación a la latinoamericana

»A juicio de Baricco, es la cultura occidental de los últimos siglos la que está siendo jaqueada por nuevas prácticas y soportes. Esta mutación acontece en América Latina con importantes diferencias respecto de los países centrales. En Latinoamérica la estructura concentrada, conglomeral y centralizada de la propiedad de las industrias de producción y circulación masiva de bienes y servicios de la cultura y la comunicación (ver Fox y Waisbord, 2002), se conjuga con un proceso de ampliación de las capacidades sociales de expresión (proceso que se inició en los años 80 tras la recuperación del gobierno constitucional de gobierno en muchos de los países sudamericanos) y con el decisivo impacto de la convergencia digital que repercute en la crisis de la influencia del sistema de medios de comunicación tradicional. La carencia de servicio público complementa así un panorama singular.

»En América Latina el sistema de medios como columna vertebral de la cultura industrializada acusa la crisis a través, por un lado, de nuevas regulaciones que revelan un modelo de intervención estatal diferente al que se desarrolló durante las últimas décadas del siglo XX en la región y, por otro lado, de la convergencia digital.

»En el sector cultural la producción de tendencias sobre los primeros años del siglo XXI permite intensificar las observaciones acerca de la evolución globalizada de una América Latina cuyos procesos de modernización tardía, de constitución nacional al amparo de instituciones estatales y de sincretismo cultural-popular con la colaboración de medios de comunicación audiovisuales (la radio y el cine primero, luego la televisión, con el agregado actual de redes digitales), reclaman una mirada específica y documentada para continuar la necesaria labor de exploración de la incubación en curso.

»Suele definirse a las crisis como el momento en que un modelo lo viejo no acaba de morir y el nuevo no acaba de nacer. La presente transformación de las industrias de la cultura y la comunicación bien podría caracterizarse con esa frase, en un momento histórico en que la disputa por la atención social es estremecida por la expansión de la digitalización y su consecuente multiplicación de soportes, que habilitan prácticas culturales novedosas. Las industrias culturales tradicionales (medios de comunicación incluidos) están en crisis, es cierto. Sus modelos de negocios sobrellevan una amenaza terminal y sus audiencias protagonizan una suerte de éxodo incompleto e iconoclasta hacia nuevas plataformas. Pero en realidad el alcance de la crisis es mayor: lo que la llamada revolución digital pone en cuestión es la manera en que se produce, edita, almacena, distribuye, usa y consume la cultura a nivel masivo. Se trata de una mutación social y no sólo industrial. Lo que Frédéric Martel llama “capitalismo cultural contemporáneo” refiere a relaciones sociales en una deriva con final abierto.

»La centralización fordista de la producción en una misma empresa que, integrada verticalmente, controla todas las fases de agregación de valor, fue reemplazada por sistemas más descentralizados en la ejecución de los procesos productivos pero monitoreados —mediante el uso intensivo de tecnologías digitales— en el nivel de control. La creciente presencia de capitales financieros en las industrias de la cultura y, en particular, en los medios masivos, expresa la importancia económica de un sector que se fusiona con las telecomunicaciones y que se disemina —y valoriza— con Internet. La metamorfosis de las etapas de la producción cultural es acompañadas por cambios, también hondos, en los consumos, usos y prácticas culturales.




»En América Latina la desigualdad económica condiciona la expansión de la revolución de las comunicaciones en los países centrales que, históricamente, presentan un mapa social más cohesionado. Al mismo tiempo, algunos países latinoamericanos adoptan -con compromiso, aplicación y eficacia muy dispares- nuevas regulaciones legales que están motivadas por la centralidad política y económica de las industrias culturales y su transformación. El escenario socioeconómico, la iniciativa política y de organización regulatoria de los bienes y servicios de la información y la comunicación, y el cambio radical del paisaje tecnológico, representan ejes en tensión que se combinan a la hora de examinar los hábitos contemporáneos de recepción y consumo de la cultura.

»En el área de la cultura y la comunicación latinoamericanas, más aún que en otros espacios, las políticas neoliberales de fines del siglo pasado se tradujeron en la transferencia de los activos públicos al sector privado. Estas privatizaciones beneficiaron en una primera etapa a capitales nacionales y progresivamente ese patrimonio fue enajenado a capitales financieros con una marcada e inédita (y en algunas industrias, predominante) presencia de capital extranjero. El análisis de esa estructuración conduce a problematizar su régimen de propiedad, sus modos de financiamiento y sus posibilidades de acceso por parte de diferentes actores sociales, incluso los más postergados a nivel socioeconómico. Ahora bien: esas posibilidades de acceso están también condicionadas por un eje relativo a la arquitectura del sector cultural, lo que remite a reflexionar sobre la convergencia, sobre usos y costumbres, y sobre los modos de intervención estatal en el sector cultural.

»El caso argentino merece especial atención. Como se señaló, la Argentina tiene, por lo menos desde hace un siglo, un destacado desarrollo de las industrias de la cultura y la comunicación en el contexto regional, aunque se trate de un desarrollo afectado por los espasmos de crisis económicas que retraen la actividad del sector e impactan en los hábitos de uso. Como expresaron Aníbal Ford y Jorge Rivera en un panorama descriptivo sobre las industrias culturales argentinas del siglo XX, además de una base productiva diversa en lo editorial y audiovisual con infraestructuras asentadas, el mercado interno de consumidores es amplio debido a la alfabetización extensa de la población y ello se combinó con la formación de cuadros profesionales que, en el campo de la producción, crea géneros, formatos y posee reconocidas capacidades de gestión y comercialización.

»La Argentina es el país latinoamericano con mayor penetración de la televisión de pago, que alcanza al 85% de los hogares. La televisión es el medio de comunicación que, al promediar la segunda década del siglo XXI, ocupaba la mayor cantidad de horas de atención de los distintos sectores sociales, aunque en los últimos años los de mayor poder adquisitivo y, notablemente, los menores de 35 años, protagonizan una migración constante hacia otros medios, pantallas y contenidos, especialmente a través de dispositivos móviles.

»Al mismo tiempo, Argentina es uno de los países con mayor circulación de medios impresos per cápita del continente y es, detrás de España y México, el tercer productor de libros de Iberoamérica. En cuanto a las conexiones a Internet, fijas y móviles, el país está apenas por debajo de los indicadores de Uruguay y Chile, si bien en el caso argentino con una calidad y velocidad de navegación inferior. La propagación de las conexiones móviles es significativa y configura lo que algunos autores llaman un “régimen de conectividad perpetua” por parte de los usuarios consumidores, dada la ubicuidad de los dispositivos multiplataforma que los acompañan durante todas las horas de su jornada, todos los días de la semana, incluso los no laborables.

»A partir de 2014 se expandieron las conexiones móviles 4G y la relevancia que adquirieron los datos impacta no sólo en el negocio de los operadores, sino que también influyen en una reconfiguración del mercado de terminales, con altas tasas de renovación de los equipos.





»La evolución de las comunicaciones y la progresiva “convergencia” de soportes, servicios y la más reciente concentración fusión de empresas de telecomunicaciones, medios e Internet, no son procesos meramente tecnológicos. La propia definición de tecnología alude al uso y a la apropiación social. La tecnología es, en sí misma, parte de la sociedad. Lo es porque articula usos sociales. Esa relación inseparable entre tecnología y sociedad constituye un eje medular para comprender cambios del pasado reciente argentino, así como del presente, y enmarca el desempeño de los medios e industrias culturales en una sociedad con necesidades y expectativas cambiantes.

»Fue a partir del cambio de siglo cuando el acceso a Internet y la telefonía móvil, primero como tecnologías separadas y luego reunidas en los mismos dispositivos multiplataforma (los teléfonos móviles, por ejemplo) le imprimieron un ritmo vertiginoso y ubicuo a la temprana segmentación de gustos iniciada por la televisión de pago en la década de 1990. Estas tecnologías impactarían decisivamente sobre el paisaje mediático, ya que en muchos casos se trata de espacios que alternan el flujo unidireccional con soportes analógicos propios de los medios tradicionales. Además, tienden a desprogramar una lógica de funcionamiento que basó su desarrollo histórico en proveer programación definida a partir del fabricante de contenidos, que coincidía mayormente con el transportador de ese contenido. La convergencia conmueve los cimientos de esa lógica: halla en la desprogramación una de sus características más salientes, a la vez que desagrega distintos eslabones de la cadena productiva, al menos en su fase actual.

»La desprogramación es un proceso que excede a los medios y al propio sector de la cultura y la comunicación. La literatura sociológica que estudia el debilitamiento de instituciones “fuertes” o “sólidas” que organizaban una suerte de agenda cohesionada para el grueso de los grupos sociales ayuda a comprender este proceso. Si bien algunas de las teorías que desembocan en el cuestionamiento de la programación clásica como formato organizativo del relato mediático son propias de contextos de países centrales, en donde la calidad de la conectividad es muy superior a la latinoamericana, este proceso es visible también en la metamorfosis de los medios de la región.

»Como efecto, el peso de nuevos medios así como la emergencia de intermediarios que no son, en sentido estricto, medios de comunicación, se siente en los balances de las empresas de medios tradicionales, que acusan una merma de ingresos publicitarios, ya que las campañas se canalizan también a través de los medios digitales, y una disminución de sus audiencias, seducidas por la multiplicación de la oferta.

»El alcance cada vez mayor del acceso a las redes convergentes está condicionado por fracturas socioeconómicas y geográficas, pero contribuye al proceso de desintermediación de la industria cultural tradicional. Este consiste en la creciente desprogramación de los usos sociales de los medios y en una simbiosis entre el tiempo de vida y el tiempo de conexión y exposición a redes, en las que conviven, de modo conflictivo, los medios tradicionales con servicios provistos por actores corporativos de nuevo cuño y, en muchos casos, de escala global como Google, Facebook, Youtube o Twitter.

»Hay que agregar que los servicios convergentes no son sólo la adición de los contenidos de información y entretenimiento producidos por las industrias culturales, sino que suponen también nuevos servicios y formas de socialización entre personas y grupos sociales, lo que fundamenta la adopción de conceptos como el de “autocomunicación de masas” por parte de autores como Castells. El carácter masivo de las industrias culturales tradicionales es reconfigurado por redes individualizadas que son masivas en cuanto a su extensión pero cuyos contenidos son customizados a través de contactos y, sobre todo, de los algoritmos definidos por las empresas propietarias de dichas plataformas.



»Lecturas polarizadas de la crisis

»El presente es más aciago para las empresas periodísticas de países de la periferia que no cuentan con el capital ni con las audiencias globales del New York Times, The Washington Post, The Guardian o The Financial Times. Como la profundización de la crisis de los medios en la Argentina coincidió en términos generales con el fin del segundo gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y el inicio del mandato de Mauricio Macri, durante el primer año (2016) de su gestión la interpretación de la responsabilidad del cierre de medios de comunicación se acomodó a la polarización de la agenda política.

»Así, editores y columnistas afines al gobierno de Macri difundían la hipótesis de que la crisis era el último estertor de la errática, discrecional e hiperdiscursiva inmersión del gobierno kirchnerista en las comunicaciones, lo cual tenía el atractivo de lo (muy) simple y fácilmente compartible. Ejemplos como el vaciamiento del Grupo Veintitrés (de Sergio Szpolski y Matías Garfunkel) eran referencia obligada y reiterada para aludir a las políticas de la anterior administración.

»El inconveniente de la explicación es que se trataba de una coartada falsa, como se demostró durante todo el año siguiente (2017), cuando grupos empresariales que predicaron a favor del ciclo macrista con el mismo fervor militante con el que otros grupos comprometidos en sus finanzas lo habían hecho con el gobierno kirchnerista, cerraron empresas como La Razón, la Agencia DyN (Diarios y Noticias) e incluso el propio gobierno encabezó los despidos en el sector al impulsar el desmonte de la Agencia estatal de noticias Télam (que al cierre de este artículo se hallaba suspendido por la justicia) y la reducción significativa de personal en Canal 7 y en las señales audiovisuales Encuentro, PakaPaka y DeporTV.

»Dado el sesgo de la explicación anterior, hay quienes, en cambio, amplían la mirada para aludir a un fenómeno que no sólo desborda al kirchnerismo y a los usos que el macrismo realiza de su herencia, sino que supera con creces las fronteras del país y de la región. La escena, que es catastrófica a nivel planetario para la institucionalidad mediática, opera con el poder dramático de la naturalización e impide percibir qué hay de específico en el caso argentino.

»El cierre de medios no conoce fronteras y, en particular, afecta a los de escala local, produciendo así una desertificación del espacio informativo en localidades medianas y pequeñas que afecta a su diversidad cultural y a su cultura democrática porque se reducen las perspectivas de análisis e interpretación de la realidad circundante que permiten a la ciudadanía expresar puntos de vista, contrastarlos y luego elaborar sus propias síntesis.

»Sí, la crisis es global. La digitalización progresiva de todas las actividades productivas, proceso que desborda a los medios de comunicación y que tiene efectos directos en la estructuración social, económica, cultural y política del mundo contemporáneo, fue también la ruina de la edad dorada de los grandes medios. La intermediación de gigantes digitales globales como Google y Facebook afectó el funcionamiento de la cadena productiva de la información y el entretenimiento quitándoles a las industrias de medios el control no sólo de la organización de los contenidos que producen sino, también, de su distribución, exhibición y comercialización. Es decir que los intermediarios digitales, caracterizados desde los medios como depredadores que parasitan los contenidos creados por éstos, se lograron insertar como molestos eslabones estratégicos del ecosistema de contenidos capturando así porciones crecientes de la renta del sector.

»Además, como complemento fatídico, las audiencias continúan su migración hacia otras pantallas o propuestas. La fuga, más lenta de lo que se vaticinó, desplaza a los usuarios y consumidores desde lógicas programadas y editadas (radio, tv, diarios y revistas) hacia ofertas desprogramadas que disuelven el control que otrora ejercían los medios en toda la cadena productiva de los contenidos masivos.

»Los efectos de la crisis a nivel global son múltiples según se observe la economía del sector, su infraestructura y soportes tecnológicos, sus usos, aplicaciones y significaciones sociales, su contenido cultural, sus formatos y orientaciones, las políticas públicas de cada país y su sistema de protección a las actividades culturales y noticiosas, las rutinas productivas que involucra y el tendal de despedidos que, a su vez, produce un salvaje disciplinamiento de quienes aún conservan su trabajo, lo que coloca el interrogante sobre la capacidad de articulación y respuesta de los sindicatos ante la actual etapa. Hay ya una biblioteca dedicada a la crisis de los medios, pero uno de sus indicadores más elocuentes hoy es la metamorfosis del Grupo Clarín, que tras ser creado en 1945 como diario y convertirse en multimedios en las décadas de 1980 y 1990, hoy celebra su mutación como operador de telecomunicaciones gracias a la fusión entre Cablevisión y Telecom convenientemente lubricada con decretos y resoluciones del gobierno nacional.

»Por cierto, antes de la irrupción de la era digital los medios tenían competidores en su labor de troquelado de la agenda pública, por lo que sería inexacto asignarles omnipotencia. Otras instituciones (políticas, sindicales, religiosas, educativas, deportivas) disputaban las jerarquías, los enfoques y las atribuciones asignadas a temas y personas protagonistas de la programación de los medios. Estos, además, debían negociar sus prioridades con el humor social para que los llamados atajos cognitivos con los que operacionalizan valores y encuadres sintonizaran con las tendencias generales de una sociedad pues, a la inversa, sus mensajes caerían en la indiferencia. Esa negociación con el humor y con los valores sociales -humor y valores condicionados, desde luego, por una alfabetización que tenía y en cierta medida sigue teniendo a los medios y al resto de las instituciones como artífices- es una de las sustancias irremplazables que nutren de predicamento a la actuación de los medios, la alquimia que el registro coloquial alude como “el poder de los medios”.

»La escena digital expresa una doble derrota para planificar desde los medios esa negociación cotidiana con otras instituciones y con el humor y valores sociales en el troquelado de la agenda pública: por un lado, el quiebre de su monopolio en la distribución, exhibición y comercialización de contenidos es percibido por otros actores (como gobiernos y empresas) como una oportunidad para desintermediar sus mensajes y dirigirse directamente a sus interlocutores sin pagar el peaje (simbólico y económico) de usar como plataforma de comunicación a los medios; por otro lado, la irrupción de intermediarios de Internet como Google y Facebook erosiona la capacidad de los medios para medir la temperatura del humor social, las tendencias y gustos cambiantes de los diferentes grupos, así como de interpretar las razones mutantes de la agregación y desagregación de las audiencias.

»Cierto es que el ecosistema digital tiene todavía un puente de oro hacia el sistema de medios, ya que es adicto a los contenidos. Y tanto los medios como el entramado de industrias culturales siguen siendo los principales (no únicos) polos abastecedores de los contenidos que son luego distribuidos y también reorganizados por los intermediarios de Internet. “El contenido es rey” es una consigna que tiene validez incluso sobre el cierre de la segunda década del siglo XXI. Pero el rey ya no está solo, su corona luce oxidada y sus dominios se encogen. La reina es el contexto, como dijo Julieta Shama (Facebook), en una charla organizada por el Centro de Estudios sobre Medios y Sociedad en Argentina (MESO) en 2017. Shama se refería a que el contenido no gobierna en soledad; su reinado no puede pensarse sin el contexto. Y las variables de ese contexto están definidas, de modo creciente, por los intermediarios digitales. El rey debe, pues, ceder sus pretensiones en función de las determinaciones del contexto.

»El fastidio que provoca en los medios tradicionales la intervención de Google y Facebook suele obturar la comprensión de las diferencias entre ambos gigantes globales: mientras Google condiciona la circulación de contenidos por su sistema de búsqueda e indexación (lo que motiva quejas de los medios como la difundida por el principal grupo editor de Alemania, Axel Springer, a raíz de la discrecionalidad con la que el algoritmo define la suerte de muchos emprendimientos periodísticos), Facebook es, dentro de la nueva especie de criaturas digitales, una alteración genética que descompagina las ediciones de los medios tradicionales y que aísla las notas embebiéndolas en su plataforma. Mientras Google puede responder a la exasperación de los medios con el hecho de que les aporta tráfico en sus sitios web, aunque les quite renta y los someta a sus criterios de indexación, Facebook asume el control de la exposición de los contenidos, a los que aspira desde los sitios web corporativos hacia su propia red, dosificándolos en la navegación de los usuarios.

»Las batallas que dan los medios en el nuevo escenario tienen el gusto amargo del monarca destronado que pretende ser repuesto en el trono, con la ilusoria voluntad de borrar de un plumazo las dos últimas décadas y sus protagonistas. Tal vez sería más prudente y realista mejorar el espacio fundamental que aún conservan, que es el de la creación de contenidos de información y entretenimientos que son socialmente significativos. De otro modo, seguirán perdiendo energías en la recreación de un pasado irrepetible. Como advirtió Darwin en su clásico Sobre el origen de las especies, “ni las especies aisladas ni los grupos de especies reaparecen una vez que se ha roto la cadena de la generación ordinaria”.

»Como siempre que estén involucradas fuerzas sociales y económicas, también ahora el sentido de las políticas públicas puede agravar, mitigar o reconducir hacia otros horizontes la crisis en el sector de los medios. De hecho, basta observar lo que ocurre en términos comparados: en cada país el impacto es diferente y depende tanto de la capacidad y la voluntad estatal para atenuarlo, como de la habilidad de los actores de la propia industria para afrontar una etapa para la cual están muy poco preparados.

»Uno de los indicadores más elocuentes de la radical transformación en las formas de producción digital y circulación social de la cultura, de la información y el entretenimiento, es que hasta sus protagonistas carecen de una hoja de ruta que los aproxime como guía en el temporal que atraviesan y cuyo horizonte luce insondable. Los dueños y accionistas de las industrias culturales se preguntan si es más necesario para su supervivencia tomar decisiones conservadoras o rupturistas, los trabajadores culturales dudan acerca de cómo podrán, con sus competencias y habilidades actuales, prosperar mañana, y todos los eslabones de la cadena de valorización de sus creaciones auscultan el futuro inmediato con una mezcla de temor y desconcierto. Hasta los financiadores publicitarios emiten señales contradictorias.

»Las plataformas de producción de contenidos, así como los medios tradicionales para su distribución y acceso, están asediados por nuevas organizaciones, intermediarios, soportes y dispositivos que, por ahora, conviven en un contexto de alta inestabilidad con los actores de la vieja escuela, varios de los cuales intentan actualizarse, en algunos casos imitando a nuevos medios digitales, en otros realizando alianzas y, también, recreando parte de sus actividades y prácticas.

»La incertidumbre organiza conmueve hoy el sector de las comunicaciones. Pero si la política pública no atiende las grandes asimetrías que surcan el escenario de la cultura global, la digitalización será una oportunidad de crecimiento y progreso desaprovechada.

»El nuevo ecosistema digital encandila con su amigable promesa de apertura, acceso ilimitado y conservación infinita de contenidos que no son sometidos a desgaste cuando, si bien crea posibilidades inéditas de producción y circulación de información y entretenimientos, también establece peajes en los cuales se incuba una cultura iconoclasta en la que sólo las especies con mejores aptitudes para amoldarse al cambio perpetuo podrán sostenerse.



»Referencias:

»Becerra, Martín (2015), De la concentración a la convergencia: políticas de medios en Argentina y América Latina, Buenos Aires, Paidós

»Castells, Manuel (2009), Comunicación y Poder, Alianza, Madrid.

»Fox, Elizabeth y Silvio Waisbord (2002), Latin Politics, Global Media, University of Texas Press, Austin.

»Martel, Frédéric (2014), Cultura mainstream. Cómo nacen los fenómenos de masas, Taurus, México, 458 p. Mastrini, Guillermo y Martín Becerra (eds.) (2017): Medios en guerra. Balance, crítica y desguace de las políticas de comunicación 2003-2016, Biblos, Buenos Aires».


.../... Lee todo en Periodismo.com





«Para encontrar huellas del origen del pasillo con texto, es fundamental recordar el lied o canción, que tuvo un papel preponderante en las reuniones de grupos sociales refinados y bohemios en Europa»


Jannet Emperatriz Alvarado Delgado
«Texto y música en el pasillo cuencano»

Islas, n.º 194 (2019)

Islas. Revista especializada en Humanidades y Ciencias Sociales | Universidad Central Marta Abreu de Las Villas (@UCLVCU) | Departamento de Lingüística y Literatura | Santa Clara | CUBA

Se incluye a continuación un extracto seleccionado de las páginas 31 a 35 y 40 a 42 de la publicación en PDF. Las referencias pueden consultarse en la ubicación original.

Enlace HTML.



«Resumen

»Este trabajo reseña brevemente la vigencia y desarrollo de uno de los géneros musicales tradicionales que más caracteriza al Ecuador y a Cuenca, el pasillo, que cantado o instrumental es sinónimo de música nacional. El texto del pasillo canción ha sido motivo de análisis desde el discurso argumental y de su formato poético, que ha transitado por estilos contrastantes junto con la música, desde la de salón, pasando por la rocolera, hasta llegar a la música contemporánea académica. El pasillo ha sido consumido por todos los sectores sociales y cumple con funciones culturales que mantienen la identidad de la ciudad.



»Introducción

»El pasillo ecuatoriano comparte dos áreas del conocimiento y del arte: la literatura y la música. En Cuenca, desde finales del siglo XIX hasta el XXI, el pasillo como género musical instrumental y cantado ha tenido un desarrollo que ha trascendido la ciudad y el país, portando dentro de su estructura poemas locales y foráneos. Se ha podido encontrar cuatro tipos de poesía que se interrelacionan con la música del pasillo; la romántica, la modernista, la poesía de masas relacionada con el pasillo rocolero y la poesía contemporánea trabajada con más complejidad en el siglo XXI.

»Es apremiante evidenciar la importancia de la presencia de este género artístico interdisciplinario cuencano, poco conocido en sus funciones culturales, históricas, estéticas e identitarias ejercidas en la sociedad por más de un siglo, en el que la palabra lleva un sitial decisivo que no ha sido analizado. Este breve estudio no tiene el propósito de enumerar poetas o poemas que se han utilizado para crear pasillos, ni tampoco presentar una antología de pasillos de origen cuencano que utilizan textos de literatos de la región o foráneos.

»El interés se centra en ensayar una relación entre textos poéticos y la composición musical del pasillo desarrollado en Cuenca desde algunas aristas: histórica, musicológica, literaria, formal y semiótica; para poner en valor este género primordialmente musical, que ha sido reconocido por muchos aficionados y estudiosos como el representante de la identidad sonora tradicional del Ecuador, sin tener una perspectiva completa ni rigurosa, o por lo menos amplia, de su origen, desarrollo y presencia actual como música o como música con texto en el pasillo canción con múltiples estéticas.



»El pasillo instrumental y el pasillo canción en Cuenca

»El pasillo es un género musical que perteneció inicialmente a la categoría de baile de salón, es decir, una pieza de música y danza cuyo origen geográfico como tal es incierto, con la premisa de ser un género regional de América Latina y de la antigua Gran Colombia en particular, escrito en compás de 3/4. Este género se puede encontrar en la historia de Panamá, Costa Rica, México, Guatemala, Venezuela (conocido como vals), Colombia, Ecuador, Perú y hasta en la de Argentina.

»Los llamados géneros musicales de salón llegaron a América en el siglo XIX con aires de libertad en la época en que los pueblos de Latinoamérica aspiraban a ser repúblicas independientes. Esta música de salón era interpretada y bailada por la alta sociedad de la época, así como por importantes personajes políticos, como es el caso de Simón Bolívar, de quien se ha constatado que fue un gran bailarín de contradanzas y valses, entre otros ritmos.

»En el caso de Cuenca la interpretación de este estilo de salón también estaba a cargo de los músicos de iglesia, como Maestros de capilla, y de intérpretes seglares que muchas veces eran los mismos personajes; estos ejecutaban los diversos instrumentos designados para estos fines, como el piano, e instrumentos de viento propios del formato de banda como trompeta, saxofón, clarinete o tuba. Las bandas del siglo XIX pertenecían generalmente a gremios o agrupaciones sociales como la Alianza Obrera (Alvarado, 2017).

»Polca, bolero español, cuadrilla, nocturno, mazurca, barcarola y más formas musicales europeas se reprodujeron en el Ecuador y en Cuenca, mezclándose poco a poco con elementos melódicos, rítmicos y armónicos tradicionales y mestizos de la tierra. Para encontrar huellas del origen del pasillo con texto, es fundamental recordar que dentro de las formas musicales del romanticismo europeo del siglo XIX se encontraba el lied (en alemán) o canción, que tuvo un papel preponderante en las reuniones de grupos sociales refinados y bohemios.

»Estas canciones privilegiaban la pieza musical corta con texto de poetas y poetisas, cantados con voces líricas masculinas o femeninas y acompañamiento de piano, instrumento del período romántico por excelencia. Son famosos los ciclos de canciones o Lieder del austriaco Franz Schubert, que utilizaba textos de Goethe, entre otros autores, y quien sostenía que “el poema solo estará completo cuando sea musicalizado”, es muy popular la Serenata de Schubert que forma parte de uno de sus ciclos de lieder con poema de Ludwig Rellstab.

»Es de notar que la música de este compositor no estaba siempre sirviendo a la métrica del poema como suele ocurrir comúnmente, sino a su expresión y a la de la melodía pianística. De la fusión de la música de salón europea con las culturas sonoras latinoamericanas brotaron nuevos géneros como el pasillo ecuatoriano, que probablemente surge del vals, por compartir el mismo compás, pero con una estructura interior subdividida en cada tiempo con diferente acentuación. Es usual encontrarse con la presunción de que el pasillo viene de Colombia, sin embargo, resulta ser una aseveración audaz ya que los colombianos tampoco saben dónde nació y se extendió. Señala Jorge Añez, compositor colombiano:

»“El pasillo no es exclusivo de nuestra tierra [Colombia], puesto que también lo tienen Venezuela y Ecuador. Los neogranadinos lo llamaban valse del país, y actualmente en Venezuela se conoce con el nombre de valse. Mas como también sabemos, ha sido imposible señalar en cuál de estas naciones —Ecuador, Venezuela, Colombia— se meció la cuna del elegante y típico ritmo. En cuanto a Colombia se refiere, tampoco pudiéramos decir en qué Departamento se cantó o se bailó el primer pasillo”. (1870: 19)

»En Cuenca la investigación revela señales de pasillos, probablemente desde finales del siglo XIX, con la obra Dos lágrimas para piano, anónima, encontrada en el repositorio de la iglesia de San Alfonso. De la primera década del siglo XX se ha localizado una joya de la música de salón, el pasillo Horas negras para piano de José María Rodríguez (1847-1940), ambos instrumentales.

»Un pasillo cantado se halla en el archivo de la familia del compositor cuencano Carlos Ortiz (1909-1982) en cuya partitura manuscrita dice: “Pasillo cantado por Matilde Ortiz de Flores, por el año 1925”, el texto es un poema anónimo que contiene dos cuartetos: los versos del primer cuarteto tienen rima consonante (primero-tercero, segundo-cuarto) el segundo cuarteto está formado por versos libres y rima asonante, se trata de un texto popular con tintes barrocos, debido al uso del pronombre enclítico (“púseme a temblar” —cuarto verso, primer cuarteto—):

“Como dos aves que al caer la tarde

de árbol distinto que a su nido va

nos encontramos te miro cobarde

y en tu presencia púseme a temblar.

Poder creía ya contigo muero

santificada sea nuestra unión

y formar los dos un solo nido

y ser felices con tu amor los dos”.



»El oficio de componer, escribir e interpretar pasillos

»En Cuenca la tarea de componer pasillos se ha enfrentado desde dos experiencias, desde el estudio formal de la música y desde la práctica del músico de oído, del aficionado; igualmente se denominan y autodenominan compositores y compositoras las personas que crean al oído su música y buscan al músico de oficio para que transcriba a partitura su melodía, igual cosa ha ocurrido con los escritores de textos que oscilan entre aficionados y escritores de oficio.

»Profesionales de otras áreas han dedicado su tiempo a la creación de pasillos en Cuenca, como es el caso del odontólogo Enrique Carpio, autor de su propia música y letra, o del médico Miguel Jérves. En la década del setenta, surge desde el Azuay el conocido como “pasillo rocolero”, los argumentos de los textos habitualmente se asocian con el desamor, la relación violenta de pareja, la traición, el despecho; situaciones en las cuales la culpable es constantemente la mujer, que se representa ocupando un rol de género subalterno y explotado. Es importante notar que en diferentes sectores sociales se identifica a la música rocolera como la música nacional.

»El representante de este estilo es Claudio Vallejo, El sentimental de América, anota el cantante: “mi éxito está entre los migrantes”. En la última década del siglo XX y en lo que va del XXI ha habido en Cuenca una preocupación por volver a la música académica con textos poéticos escritos desde estéticas contemporáneas.

»Se puede señalar el pasillo-fusión Ciego corazón de Fernando Avendaño para: trompeta si bemol, soprano, tenor, piano, contrabajo y banda sonora; el texto, del mismo autor, es el siguiente:

Ciego corazón

...yo no sé si volverá

mi corazón a ver la luz”.


»Además, con texto del poeta portovelense Roy Sigúenza se crea el pasillo Cantiga de la mar, con música de Jannet Alvarado.

Cantiga de la mar

Para Jimmy Mendoza

Tal vez donde te encuentres está el mar —a veces parece que lo palpo./Lejos yace lo que la mente pule: la idea de un cuerpo sumergido como una flor antigua./Temo por ti y por mí —esa gaviota migrante entre lo que queda y perece—;/pero el día no dura tanto como quiere el olvido: la noche a veces fosforece con las/cosas que encuentra y trae para tu alegría”.


»En el texto de Sigüenza no interesa la disposición tradicional en versos, este es un poema erótico y elegante en el que la metáfora directa venera al cuerpo. La música no hace más que atender a su significado erótico para complementar con una sonoridad poco usual en el pasillo cantado.



»Significado del pasillo cuencano

»Mientras que el texto tiene un significado desde la semiología, la música no conlleva significado, sin embargo, cuando están juntas palabra y música, a esta última se le puede otorgar el mismo significado de las palabras. Umberto Eco (2011) dice que “las frases musicales no se han de considerar dotadas de valor semántico.

»Pero es difícil negar las connotaciones convencionalizadas de algunas músicas estereotipadas”, esta cita se aplica acertadamente al pasillo, así como a otros géneros populares mediatizados y difundidos en grupos socio-culturales específicos. Para interrelacionar texto literario-música se han tomado en cuenta similitudes discursivas. El discurso del texto literario del pasillo cantado se lo ha entendido como un sistema de comunicación, como un signo lingüístico de significante y significado; estando incluido en este último el contenido discursivo argumental de los poemas de temáticas: amatorias, costumbristas o festivas.

»Al discurso musical que carece de significado, se lo ha circunscrito en las mismas categorías argumentales que las de los textos literarios. Sin embargo, musicalmente, por repetición de ideas y estructuras sonoras, se puede reconocer a una obra musical como un pasillo por identificación de esas reiteraciones temáticas o motívicas que Tagg llama anaphonas y musemas (2006), conceptualizadas como motivos melódico-armónico-rítmicos con significado, que en este caso proveen de identidad al Ecuador.



»Conclusiones

»Poesía mayor o menor y música de académicos o de aficionados se han dado cita para estar presentes en la creación del pasillo cuencano por más de un siglo, sin embargo, están a la espera muchos de ellos de ser parte de la historia, de generar polémica sobre su existencia y función cultural (Natiezz, 2011), de mostrar sus unidades sígnicas (Agawu, 2012), sus intensiones sonora y lingüística, de unirse a significados sociales (Merrian, 1964), así como de salir de otros. Merece la pena interpretarlos, tocarlos, cantarlos, recitarlos y conocerlos como un producto artístico interdisciplinario que se ha mantenido en la ciudad».



miércoles, 25 de agosto de 2021

Ejemplo de Resumen en Lenguaje Sencillo: «Política de Asistencia Financiera» en Beth Israel Lahey Health - Beverly Hospital (@bethisraellahey, @beverlyhospital)



Beth Israel Lahey Health - Beverly Hospital (@bethisraellahey, @beverlyhospital)


«El NHC, un hospital de cuidados intensivos sin fines de lucro, fue fundado para cubrir las necesidades de los habitantes de Massachusetts y sus alrededores. El hospital se compromete a proveer servicios médicos a los pacientes sin importar su posibilidad de pago. El NHC reconoce que no todos los pacientes tienen los recursos financieros para pagar sus facturas hospitalarias. Este Resumen suministra la información básica de nuestra política».


PDF también en Google Drive de plaka logika






Resumen en términos sencillos (Plain Language Summarie) en las nuevas Revisiones Cochrane de Intervenciones PLEACS: Normas para su presentación



CochraneIberoamerica (@CochraneIberoam)


«Expectativas Metodológicas de las Revisiones Cochrane de Intervenciones (Methodological Expectations of Cochrane Intervention Reviews, MECIR)».


PDF también en Google Drive de plaka logika






martes, 17 de agosto de 2021

«Es el momento de reclamar nuevos narradores que nos hagan, si no transparentes, sí traslúcidas estas incontables cajas negras de los artefactos que nos envuelven»


Antonio Rodríguez de las Heras (@ardelash)
Discurso en su investidura como Doctor Honoris Causa por la universidad de Extremadura (UEx) (@infouex)



Texto completo en la web de la Universidad de Extremadura > Organización > Servicios Universitarios > Servicios Gabinete de Comunicación > Archivo > 2018 > Febrero de 2018 > 7 de febrero de 2018 > Noticias de 7 de febrero de 2018 > María Castellano Arroyo, Hugo Óscar Juri y Antonio Rodríguez de las Heras, nuevos Doctores Honoris Causa por la UEx. Enlace al discurso de Antonio Rodríguez de las Heras incluido en el texto de la noticia.

Texto completo también en Google Drive de plaka logika.



«Rector Magnífico.
Señora Consejera de Educación y Empleo, Señor Consejero de Sanidad y Políticas Sociales de la Junta de Extremadura.
Autoridades.
Compañeras y compañeros.
Amigas, amigos.

»El profesor y escritor José Luis Sampedro pronunció estas últimas palabras, nos cuenta su esposa, antes de retirarse a su dormitorio, y que fueron premonitorias de una despedida. Le dijo, como un mensaje: “Gracias. Muchas gracias a todos”. Una lección más de sabiduría de este maestro. El balance de una vida es el de una deuda de agradecimiento a los demás.

»Frente a la zozobra e inquietud que provocan las deudas económicas, la deuda de saber que otros seres humanos — conocidos o desconocidos— te han dado más de lo que tú, por mucho que te hayas esforzado, les hayas podido dar a ellos, es la base de la felicidad. Te hacen felices los demás con su generosidad. ¡Qué pena aquellos que creen que la humanidad, sus próximos, les deben agradecimiento! El absurdo de la soberbia, el ridículo de la vanidad, la torpeza en la contabilidad de lo que recibes y lo que das. Esa reclamación de aplauso es una de las fuentes corrosivas de la felicidad.

»Así que hoy estoy feliz por esta deuda que acrecientan ustedes, que se suma a las que tantas personas, de las que algunas muy queridas están hoy aquí —y todas en mi recuerdo—, han ido haciendo que la balanza se haya ido inclinando hacia lo mucho que me han dado frente a lo que yo haya podido dar.

»Deuda con la Universidad, presidida por su Rector; con la Facultad de Medicina, su Decano, y sus médicos, que han mostrado una vez más la sensibilidad hacia el humanismo, no como adorno cultural, sino como base de la ética y la deontología. Desde su posición privilegiada de aproximación al ser humano y con el rigor de la ciencia entienden muy bien la necesidad ya no solo del humanismo, como he dicho, sino de la transdisciplinariedad, que tiene que ser la principal seña de identidad del humanista. Por eso muchas gracias por el honor de haberme dado un lugar junto a dos prestigiosos doctores en esta ceremonia, los profesores María Castellano Arroyo y Hugo Óscar Juri.

»Mi recuerdo agradecido, cómo no, a la Facultad de Filosofía y Letras, que acogió y respetó, ya hace muchos años, mis ilusiones jóvenes. Imposible nombrar a tantas personas queridas y señalar alguna de las vivencias tan estimulantes. Y permítanme que ingrese aquí el reconocimiento a mi Universidad actual, la Carlos III de Madrid —representada oficialmente en este acto por el Vicerrector de Profesorado, en nombre del Rector— , que ha hecho que estas ilusiones sigan hasta ahora siendo ilusiones jóvenes, que es lo que hace que el futuro se dilate, que el futuro no sea algo por venir, que esperar, sino algo por alcanzar, por construir, por hacer. Y eso exige otro ánimo, otra actitud ante la vida y la edad. E igual dificultad para nombrar a tantas personas amigas, que me hacen feliz.

»Doctor Peral, amigo Diego, gracias, una vez más, por tu afecto, que ha quedado bien mostrado, para quienes no lo conocieran, en tu laudatio. La vida de un profesor no se puede contener entre las paredes de un despacho, de un laboratorio, de una biblioteca..., en un campus, sino que se derrama en sus alumnos. Que como una marea de tiempo, de promociones, se extiende, va empapando la sociedad a la que la universidad, la educación, sirven. Nada más satisfactorio y emocionante que el reencuentro fortuito con antiguos alumnos, reconocerlos, saber de sus vidas y comprobar que lo que resiste más el paso del tiempo es el afecto que se trenzó en el aula y que ahora, lejos de ella, se puede manifestar sin trabas. Hoy un beneficio de las redes sociales, de este mundo en red, es que facilita este encuentro con alumnos, y así poder crear puentes entre los caminos divergentes que nos ha trazado la vida.

»Lo reitero en muchas ocasiones: todo lo que escribo, de alguna u otra forma lo he hablado antes, muchas veces, con los alumnos, porque siempre he entendido la docencia como diálogo, como conversación inacabable. El diálogo es el uso de la palabra que mejor tiene en cuenta al otro; ejercicio, en el fondo, de humildad, porque el discurso se construye con aportaciones, no se dicta. Así la verdad es encuentro en un terreno que no es propiedad tuya ni de los otros, sino que confina con todos; frente al debate, en el que la verdad es triunfante. Pero ya vemos que hay personas, en todas las circunstancias, que se sienten cruzados —en busca o defensa de esa verdad triunfante— más que personas conversadoras con el otro.

»Tengo la suerte de que mi materia de estudio me permite dejar para ahora esta escritura sosegada, asentada en el diálogo con alumnos durante 44 años, sin que se altere por el apremio de los baremos académico-administrativos para la carrera universitaria. Son dos actividades de escritura distintas. La escritura a la que me refiero, por tanto, tiene como base la oralidad y es una destilación del tiempo, es palabra hablada que reposa escrita al final del viaje. ¡Cómo no voy, entonces, a estar agradecido a mis alumnos y al espacio universitario que a uno y otros nos ha acogido!

»Esta materia de estudio transdisciplinar, que me ocupa desde que llegué a la Universidad de Extremadura en la mitad de la década de 1970, es la transformación cultural y educativa a la que nos aboca una sociedad conformada por la ciencia y la tecnología.

»El “¡Hágase la luz!” del Génesis tiene dos momentos reales. Cuando pasados unos trescientos mil años del Big-Bang el Universo deja de ser opaco, pues, entre otras condiciones concurrentes, su enfriamiento permite la estabilidad de los átomos y ya no ser así un plasma de partículas sobreexcitadas que impide cualquier travesía por ellas. Y cuando la evolución de la vida, más de trece mil quinientos millones de años después, consigue que el cerebro alcance una complejidad que permita los primeros destellos de la luz del conocimiento. Dos momentos clave en la construcción de la realidad de este Universo en el que vivimos.

»El ser humano despierta a la vida en un entorno que es un mundo abrumador de singularidades y de sucesos irrepetibles. Todo es distinto, cada cosa difiere de todas las otras, cada suceso no se repite. Un mundo tan denso que podemos decir que los árboles no nos dejan ver el bosque. Y la maravilla del cerebro y su capacidad de abstracción es que cortan los árboles... y vemos el bosque. La abstracción hace transparente el mundo, porque deja de ser un mundo opaco de objetos singulares, irrepetibles, y pueden traspasarlo las palabras, es decir, emerge el lenguaje. Sin esa capacidad de abstracción no tendríamos palabras.

»La gran revolución de la ciencia en la evolución humana ha sido que ha potenciado fabulosamente la capacidad de abstracción, de cortar árboles para ver el bosque (es decir, formular leyes, elaborar teorías, señalar regularidades), y al hacer más y más transparente el mundo, otros lenguajes, los formales y artificiales que genera la ciencia, traspasan e iluminan el mundo y nos muestran un paisaje fascinante y cada vez más dilatado y profundo. Otra manifestación del “¡Hágase la luz!”.

»Abres los ojos... y ves el mundo. Y ante este espectáculo, lo miras. La mirada recorta lo que ves, pero no lo empequeñece, sino que lo revela. Mirar supone incluir en el campo de la mirada y también excluir, y el resultado de esta exclusión y de esta inclusión es la creación de unas relaciones entre las cosas del mundo que ves. Por eso la mirada es revelación del mundo y, como hay tantas posibles, todas las miradas del mundo no lo agotan, sino que lo recrean incesantemente. Pues bien, si el conocimiento es ver, la cultura es mirar. La cultura es cómo miramos el mundo que vemos. El conocimiento desvela y la cultura revela.

»El fotógrafo belga Charles Henneghien ha recorrido los museos con su cámara Leica M captando las actitudes de los visitantes ante las obras expuestas. Y tiene una fotografía muy expresiva: una madre está agachada, en cuclillas, junto a su hijo pequeño, señalando con el brazo extendido un cuadro, mientras el niño mira hacia otro lado. Una magnífica metáfora del poder y su empeño de dirigir nuestra mirada, de que el mundo se revele de una determinada manera, de una cultura oficial cuando la cultura es siempre plural. Empeño en fijar la mirada, cuando la cultura es cruce de miradas.

»Y aquí está el papel esencial de la educación: proporcionar a la persona autonomía para que mire el mundo sin tener que seguir el dedo que dirija la mirada. Por eso la educación, además de abrir los ojos, de proporcionar conocimiento, es aprender a mirar lo que te hace ver, es decir, la educación es inseparable de la cultura. Sin embargo, parece que esta formación cultural se ha descuidado por la exigencia del sistema económico de que la educación prepare operarios, eso sí, de alta cualificación, que es decir sobrespecializados, para lo que la producción necesite en cada momento. Entender que la educación no es solo formar para el trabajo, sino para la vida, es clave para iniciar desde su base, y no por sus adornos y remates, el cambio que la educación necesita.

»La ciencia ha generado otro fenómeno que está transformando nuestras vidas y su escenario. Cualquier objeto que tengamos a nuestro alcance, sencillo o sofisticado, es conocimiento científico (y precientífico) confinado, intensamente concentrado; de manera que si lo consiguiéramos liberar, y su materialidad se convirtiera en conocimiento, sería como asistir a una fenomenal explosión nuclear. Sin embargo, ahí se mantiene comprimido hasta hacerse invisible para los usuarios, y, fruto de tan inmensa concentración, los objetos se nos hacen opacos, cajas negras, que manipulamos, usamos de múltiples formas, y con destreza, pero ajenos a todo el saber humano que contienen. Así que estamos asistiendo, paradójicamente, a nuevas formas de ignorancia en esta sociedad conformada por la ciencia y la tecnología. Y la ignorancia es sensible a la infección de las supersticiones, como la seudociencia, a temores infundados y resistencias ante avances científicos o técnicos, y a hacer a las personas muy vulnerables frente a gurús y falsos profetas.

»Así que de nuevo la opacidad: la sociedad tecnológica como un laberinto construido con bloques de cajas negras por el que deambulamos. Y es el momento de reclamar nuevos narradores que nos hagan, si no transparentes, sí traslúcidas estas incontables cajas negras de los artefactos que nos envuelven. Las metáforas de los narradores consiguen mundos paralelos a aquellos en que se hablan lenguajes formales, ininteligibles para quienes no son los científicos y tecnólogos que los habitan. Sus narraciones nos ayudan a atravesar, sin pisarlos, estos territorios, de otro modo inalcanzables, y a contemplar, como desde la ventanilla de un tren, sus paisajes fascinantes.

»Esta visión despejada de tan asombrosos paisajes es imprescindible para poder hablar de cultura en el siglo XXI. De ahí la importancia de incluir buenos comunicadores en la educación a todos los niveles y apostar por una educación enciclopédica…, sí, enciclopédica, entendida como un hilo narrativo continuo, en espiral, que, como una hélice de ADN, se enrolla alrededor de la línea curricular. Puede parecer un recurso llamativo, teatral, decir que vivimos peligrosamente. Pero así es, pues la evolución es siempre arriesgada, y hoy estamos en una encrucijada evolutiva de la sociedad, del ser humano, que, por poco atento que se esté, se sospecha trascendental. Las condiciones de cambio que tenemos en este tiempo abren la posibilidad de procurar transformaciones tan profundas que el reto resulta apasionante, y sus riesgos no nos deben encoger. Es un privilegio poder presenciar este escenario, y participar de algún modo, desde un lugar tan oportuno e influyente como es la educación, como es la universidad.

»Todo mi agradecimiento».





[BR] «Como utilizar social media para empresas?» | Eduardo Barbosa (CEO da Brognoli Negócios Imobiliários, @Brognoli), Transformacaodigital.com


Eduardo Barbosa
Transformacaodigital.com


NOTA PREVIA:
El título original de este artículo hace referencia a empresas inmobiliarias, por lo que en el texto verás que se reitera la alusión a este tipo de empresa. No obstante, el autor parte de que «la utilización de las redes sociales es una necesidad muy clara para las empresas actuales»; de forma consecuente, las pautas que el autor describe a continuación son las básicas para cualquier tipo de organización: crear contenido relevante, ser coherente, publicar fotografías de calidad... Además, optimizar los anuncios (definir el público, medir los resultados, rastrear las conversaciones). ¡Buena lectura!



NordWood Themes @nordwood, Unsplash.


«Estamos na era do consumidor 4.0, resultado dos rápidos avanços tecnológicos dos últimos anos. Com características específicas, o comportamento do cliente contemporâneo é marcado por um alto nível de exigência e pela possibilidade de compra de serviços e soluções em apenas um toque.

»Com total adaptação ao digital e pelo amplo e fácil acesso à informação, o consumidor se mostra ávido por experiências de compras únicas e personalizadas. Dessa forma, para sanar tais necessidades, é fundamental que as marcas busquem utilizar suas redes sociais de maneira inovadora.

»No que diz respeito às imobiliárias, isso se torna ainda mais importante. Afinal, com seu papel dinâmico e sua missão de transformar a maneira de seus clientes enxergarem o conceito de moradia, é preciso que empresas do ramo se preparem para suprir constantes e novas expectativas.

»Para auxiliar nessa jornada, vamos apresentar a relevância da presença online e como utilizar estratégias de social media para imobiliárias da maneira correta. Se você deseja aprimorar seus conhecimentos e entender mais sobre o assunto, continue a leitura!



»Qual é a importância da criação de estratégias de social media para imobiliárias?

»O uso adequado do social media para imobiliárias vai além da já conhecida e importante nutrição de sua presença digital. Para nutrir as necessidades e expectativas dos clientes e suas novas formas de consumo é fundamental conhecer os canais que esse público consome.

»A utilização das redes sociais é uma necessidade muito clara para as empresas atuais. Aliás, tornou-se um ponto evolutivo na jornada de compra dos clientes, sendo capaz de gerar novas tendências de comportamentos e impactar de maneira profunda o mercado.

»O consumidor está conectado —e se a sua imobiliária não estiver onde o seu público procura, você corre grande risco de deixar de ser relevante. A falta de presença digital deixa um espaço em aberto para que os concorrentes ocupem e se tornem mais influentes nas decisões de compra.

»No entanto, mais importante do que a presença em si é estar em plataformas adequadas. O segredo é conhecer bem a sua persona e identificar os canais em que ela está efetivamente presente.

»Para entender melhor, é interessante ter em mente que a busca constante das marcas tem sido pela inclusão. Ou seja, representar seu target em seus materiais publicitários, publicações e ações contando com um feedback interativo muito mais próximo e que oferece a ele a voz ativa demandada.

»Portanto, se as imobiliárias desejam transmitir em suas redes sociais uma imagem que o consumidor se identifica e expor seus valores empresariais, é preciso a elaboração de boas estratégias e do uso de ferramentas digitais.



»Afinal, como utilizar social media para imobiliárias?

»A seguir, você acessará algumas dicas voltadas para a utilização do social media para imobiliárias. Também aprenderá como educar, informar e entreter seus consumidores —trazê-los para perto, criando vínculos de confiança e afeto. Acompanhe.



»Criar conteúdo relevante

»A obrigatoriedade de elaboração de um conteúdo relevante se tornou ainda maior com a chegada da indústria 4.0. Em um momento em que Promotion se tornou Conversation, as conversas em redes sociais ganharam espaço e passaram a ser um dos focos da geração de leads.

»É primordial usar conteúdos para interagir com os clientes —sem citar a marca diretamente, sempre trazendo-lhes informações relevantes. Boas práticas de marketing de conteúdo podem fazer toda a diferença nesse momento. Afinal, a área é focada justamente em agregar valor à experiência do consumidor.



»Ser consistente

»O consumidor ativo nas redes sociais usa seu tempo de envolvimento com as marcas para encontrar valores que contemplem os seus. Sem que haja consistência na demonstração de princípios e atitudes por parte das marcas, não é possível garantir essa identificação.

»Imagine que uma imobiliária, por exemplo, deseja inovar a experiência de compra e locação de imóveis de seu público.

»Para isso, ela decide empregar a realidade virtual nas visitas às propriedades. Contudo, dias depois da divulgação dessa novidade, a empresa publica um conteúdo que destoa da moral de seu target. Levando em consideração o comportamento do consumidor atual, a aquisição da tecnologia será desperdiçada e o público afastado.

»Além disso, ao falar sobre consistência, aborda-se, também, a questão da frequência de postagens nas redes sociais. Ser consistente na manutenção de sua presença online e no cumprimento de promessas de suas convicções é o deal do momento.



»Publicar fotos com alta qualidade

»Essa é uma dica simples, mas que faz toda a diferença na manutenção das estratégias de social media para imobiliárias. Em meio a um bombardeio constante de informações e anúncios, os clientes, hoje, dispensam amadorismos.

»Fotos publicadas em relação às propriedades que não forem capazes de, verdadeiramente, apresentarem uma noção clara de espaço dos locais, serão desconsideradas e podem levar o cliente diretamente até a concorrência.

»Além de alta qualidade na imagem e do enquadramento correto, a visualização 360 dos cômodos também é um diferencial para as imobiliárias. Invista nessa e em mais novidades.



»Otimizar anúncios

»Simples impulsionamentos não levam as imobiliárias mais a lugar algum. A otimização de anúncios é um grande diferencial para o social media. Para realizar isso da forma adequada, acompanhe algumas dicas:

»• defina suas metas: comece definindo que tipo de desempenho gostaria de medir, sempre de acordo com os seus objetivos de negócios;

»• meça os anúncios: acompanhe o desempenho do seu anúncio e comece a tomar decisões melhores sobre onde gastar seu orçamento. Dessa forma, você melhora seus resultados e aumenta o retorno dos gastos com anúncios;

»• rastreie suas conversões: acompanhar as ações do visitante em sua página é essencial para entender que ações as pessoas realizam depois de clicar em seus anúncios. Você pode utilizar ferramentas de rastreamento de conversão para isso.


»Além de, é claro, a publicação de um conteúdo de qualidade, algumas outras técnicas também podem ser exploradas para quem deseja se destacar no online. O que não falta é tecnologia disponível para explorar e oferecer experiências inovadoras.

»A relação entre as empresas e seu target é marcada pela intensa concorrência. Para se diferenciar, é imprescindível encontrar brechas que alavanquem as estratégias.

»Como dito anteriormente, o social media de qualidade é fundamental para todas as empresas. Para as imobiliárias, é um acelerador para a criação de vínculos de confiança, informação e inclusão dos consumidores. Por isso, é imperativo que seus gestores contem com as ferramentas certas para maximizar seus resultados de marketing.

»O Bloco é uma empresa voltada para a inovação do mercado imobiliário. Isso inclui não apenas social media, mas também a criação de valor nas propostas oferecidas pelas organizações, sua automatização e o acesso à transformação digital.

»Se você deseja saber mais sobre social media para imobiliárias e demais estratégias capazes de impulsionar sua empresa, não deixe de entrar em contato conosco hoje mesmo!».


.../... Ler todo na Transformacaodigital.com



« L’autoédition n’est pas bien vue, surtout par les librairies. D’habitude les librairies ne prennent pas de roman autoédité. Mais je me suis dit que quand on écrit son roman, il faut avoir de l’audace » | Entretien avec Marième Ndir, auteure du roman Destins croisés


Mamadou Sakine
Le Quotidien SN (@QuotidienSN)




« Marième Ndir vient de publier le tome II de son roman, Destins croisés, 5 ans après le tome I. Il y a une dizaine d’années, ses nouvelles littéraires berçaient le cœur des grands lecteurs du journal Le Quotidien et aujourd’hui, sa passion pour l’écriture qui grandit de jour en jour. Elle s’est prêtée à un jeu de questions-réponses avec Le Quotidien chez elle, au quartier Golf nord à Guédiawaye. Toujours souriante, Marième Ndir nous parle dans cet entretien de son nouveau bébé, qui a été présenté au public samedi dernier à la librairie Didactika.


» Après le tome I de votre livre Destins croisés il y a 5 ans, vous venez de publier le tome II. Faites-nous une description de l’ouvrage ?

» Destins croisés Tome II, si je devais résumer le livre en une phrase, je le résumerais ainsi : comment les rencontres qu’on fait dans, que cela soit les rencontres professionnelles, les rencontres personnelles, impactent notre vie. Destins croisés Tome II, c’est la suite du tome I qui mettait en scène la vie de Sénégalaises vivant à Paris. Ce sont des histoires d’amitié et d’amour. Les personnages ont évolué et ce tome nous entraîne dans les péripéties de leurs vies.


» D’où vous est venue l’idée de faire ce roman ?

» L’idée est partie d’une nouvelle. J’étais plus habituée à écrire des nouvelles. J’avais commencé par publier des nouvelles dans les cahiers de vacances du journal Le Quotidien. Je voulais au départ faire un recueil de nouvelles. Je me suis dit pourquoi ne pas rassembler ces nouvelles et en faire une histoire, des gens qui se connaissent dont les destins se croisent. C’est comme ça qu’est née l’idée du roman.

» Quand j’ai commencé à écrire les nouvelles, j’étais au Sénégal. Après, quand je suis partie en France peut-être ma vie là-bas m’a influencée. Je suis partie sur l’idée de Sénégalaises vivant en France. Trois amies qui sont intimement liées, qui développent une forte amitié. Je raconte l’histoire d’amitié entre ces trois femmes mais aussi leurs histoires avec les hommes.


» C’est une fiction mais est-ce que les lecteurs peuvent avoir une idée sur le mode de vie de ces Sénégalaises à Paris ?

» Peut-être un aperçu parce qu’il y a beaucoup de fiction. Le roman ne reproduit pas exactement le mode de vie des Sénégalaises en France. Pour le tome I par exemple, il y a des gens qui vont lire le livre, ils vont dire : “Ah ! C’est comme ça que les femmes se comportent en France.” Mais non pas exactement. J’ai essayé d’écrire de façon très décomplexée. Bien sûr qu’il y a un certain mode de vie des Sénégalaises en France qu’on perçoit dans le roman mais pas totalement. Destins Croisés Tome II, ce n’est pas simplement une histoire d’amour.

» La plus grande histoire du roman, c’est une histoire d’amitié, à savoir Nina et Khady. Pour moi, c’est l’histoire la plus importante du roman. Et je voulais créer des caractères où les gens se retrouvent et souvent des lectrices m’interpellent et me disent qu’elles se voient comme une Nina, une Khady, une Sali. Ça signifie qu’il y a une part de réalisme, de réalité dans le roman.


» Qu’est-ce qui caractérise l’amitié entre Nina et Khady ?

» Il y a surtout l’affection parce que quand on parle d’amitié, il y a forcément l’affection. Ce sont des femmes de caractère. J’ai choisi des femmes au caractère bien trempé qui savent surmonter les difficultés qui sont en face. Donc il y a cette ressemblance des caractères qui renforcent leurs liens d’amitié, il y a aussi le courage et la sincérité. Ce sont des femmes sénégalaises modernes, fortes.


» Il y a de l’amour mais aussi de la déception dans le roman ?

» La déception était présente surtout dans le tome I. Par exemple, il y a un personnage qui s’appelle Sali. Elle, c’est la femme un tout petit peu naïve qui laisse vivre ses sentiments à fond. Donc elle a vécu une grande déception en amour. Heu­reusement, dans cette épreuve, il y avait Nina et Khady qui étaient là pour la requinquer, la soutenir. Cela prouve encore à quel point l’amitié est importante pour ces femmes.

» Ça c’est un élément qui est important. Parce que quand on est à l’extérieur, on ne voit pas ses parents, on ne voit personne. On n’a que ses amis. C’est là vraiment que l’amitié prend son sens.


» Destins croisés, c’est une fiction mais est-ce que quelque part c’est une histoire réelle tirée des relations entre l’auteure Marième et ses copines ?

» Pas totalement. (Rires). S’il y a une part de réalité, je dirais peut-être que c’est 1 % ou 5 %. C’est plus de la fiction que de la réalité. Destins Croisés Tome II, ce n’est nullement mon autobiographie, c’est surtout de la fiction.


» Pourquoi le choix de faire de l’autoédition ?

» Pour le premier roman Destins Croisés, j’ai fait ce choix automatiquement. Je n’avais envoyé le manuscrit à aucune maison d’édition. C’est vrai que c’était dur. J’ai fait surtout ce choix parce que je n’avais pas la patience d’attendre la réponse incertaine d’une maison d’édition. Je me suis dit pourquoi ne pas profiter de la facilité que procure la plateforme d’autoédition d’Amazon.

» Donc dès que j’ai fini d’écrire le roman, j’ai publié le manuscrit sur Amazon et au Sénégal les gens n’ont pas facilement accès à cette plateforme, du coup j’ai décidé de faire un tirage papier. C’était compliqué, je peux vous dire et ça a un coût aussi financier. Quand vous êtes autoédité, vous avez plusieurs casquettes. Vous avez la casquette d’écrivain, d’éditeur, de marketeur, de communicant et tout. Quand vous terminez la rédaction du manuscrit, il faut le mettre en forme et quand on est novice, ça vous prend énormément de temps. Je vous dis il y a des moments, je n’étais pas découragée mais je n’en étais pas loin. Après il faut bien sûr payer le coût de l’impression.

» Il faut faire appel à des prestataires. C’est une formation au métier d’éditeur. Je suis assez têtue de nature et quand je veux quelque chose, je me donne les moyens d’atteindre mes ambitions. Je me disais qu’il fallait coûte que coûte que je publie mon roman. Le coût financier ne m’a pas stoppée. L’énergie à fournir non plus ne m’a pas stoppée.


» Comment vous avez réussi à le mettre à la disposition des librairies ?

» Ça, c’est une question très intéressante. L’autoédition n’est pas bien vue, surtout par les librairies. D’habitude les librairies ne prennent pas de roman autoédité. Mais je me suis dit que quand on écrit son roman, il faut avoir de l’audace. Je n’ai pas hésité à contacter les librairies. Et la première librairie que j’ai contactée et qui m’a donné une réponse favorable, c’est la librairie Didactika. C’est pour ça que c’est ma librairie de cœur.

» C’est avec eux que tout a commencé. Mon premier roman était distribué par trois librairies parisiennes en plus de librairies implantées au Sénégal. Destins Croisés Tome II est disponible aussi en librairie au Sénégal et sur les sites Amazon et Fnac.


» Vous en êtes à votre deuxième roman. Peut-on savoir d’où vous vient cette passion pour l’écriture ?

» Tout commence par la passion pour la lecture. Quand j’étais adolescente, j’aimais beaucoup la lecture. Je passais mon temps à lire. Les gens me taquinaient en disant qu’ils ne me voyaient jamais sans un livre à la main. Et justement c’est de là qu’est née la passion pour l’écriture. Je me rappelle quand j’étais au lycée, j’écrivais des poèmes que je faisais lire à des camarades de classe qui m’encourageaient et disaient que c’était bien.


» Destins croisés, tome I, tome II, est-ce qu’il y aura un tome III, ou ce sera une autre histoire ?

» Pour le moment, je ne sais pas encore. (Sourire) Peut-être qu’il y aura une suite. Tout est possible. Mais ce qui est sûr, c’est que j’ai pas mal de projets littéraires.


» Quel message pour ceux ou celles qui ont envie d’écrire mais qui hésitent à cause des difficultés ?

» Je leur dis de ne pas abandonner. Quand on veut écrire il ne faut pas abandonner. Si on donne son manuscrit à une maison d’édition et qu’elle le refuse et qu’on croit à son projet, il faut aller jusqu’au bout. Maintenant ce qui est bien, c’est qu’il y a des plateformes qui facilitent l’autoédition.

» Il y a Amazon qui nous permet de publier facilement entre autres plateformes. Et si on veut rendre son roman disponible au Sénégal, on peut contacter un imprimeur et faire le tirage de son roman. Le processus n’est pas simple mais la satisfaction qu’il y a au bout mérite tous les efforts et les difficultés. Je me rappelle mon émotion la première fois que j’ai tenu mon roman entre mes mains. Je suis bien contente aussi d’avoir concrétisé le projet Destins Croisés Tome II et j’espère que d’autres œuvres vont suivre. »


.../... Tout lire sur Le Quotidien SN